viernes, 27 de marzo de 2009

Títeres sobre el agua de Vietnam 4º. El secreto de la animación.

Está entrada tiene realmente un título maravilloso: "El secreto de la animación". Un secreto que los adultos jamás debimos descubrir. A menudo infinidad de niños se acercan por la parte trasera de los teatrillos del mundo a preguntar dónde están los títeres o te señalan con el dedo y te dicen con cara de pillos "tu eres el que los movías", "esa era tu voz". Ellos creen saberlo pero no quieren creerlo, porque siempre es más mágico y maravilloso "el secreto de la animación". Y después de este paréntesis 'rollero', viene lo interesante:

"La animación del rôi nuóc es un secreto que no debe ser rebelado a nadie. En una familia, le es transmitido por el padre al primogénito que, cuando le corresponda, se lo podrá transmitir a otro miembro de la familia o de la compañía. Existen circunstancias en el que el amor fraternal no cuenta cuando se trata de preservar el secreto de la compañía. Un hermano mayor,por ejemplo, puede negarse a explicarle a su hermano menor el mecanismo del títere que inventó. Se han dado casos de dos jóvenes que no pudieron casarse porque el chico era hijo mayor del trùm"(jefe)" de la tropa A, y la chica, era miembro de la tropa rival B. " (un Romeo y Julieta titiritero-vietnamita)
" los palos y los hilos están instalados la noche que precede al espectáculo. En el pueblo de N.C., un guardián no vaciló en cortar con su cuchillo la mano de un curioso que quería tantear a escondidas el mecanismo de la animación. Antiguamente, a menudo se organizaban competiciones, y cada compañía procuraba presentar números inéditos para sorprender al jurado, que manifestaba su satisfacción o admiración con golpes de tambor ejecutados por el presidente. La compañía cuyo programa recogía el número mayor de golpes era declarada campeona, y la vuelta triunfal era celebrada por los aldeanos llenos de alborozo."

Bueno, no esta mal, una historia de amor no correspondida, peleas, secretos, ... los títeres siempre nos sorprenden. Como siempre ya sabéis que el documento original lo podéis encontrar aquí. Un saludo y comentad.

2 comentarios:

mimaia dijo...

Vaya, qué lástima no tener un primo titiritero vietnamita...Lo de Montescos y Capuletos en versión titiritera da para un buen argumento, no?
Saludos y gracias por ofrecer esta gran fuente de sabiduría que es tu máquina maravillosa.

eL MAQUINISTA dijo...

Seguramente, por muy primo que fuera, no te descubría ningún secreto. En cuanto a Romeo y Julieta tititeril, podría ser de la sigueinte manera:
Dos familias compiten por ganar el gran premio, el primogenito y la segunda hija se enamoran (ya sabemos que Cupido tiene muy mala leche); el primogenito no puede desvelarle los secretos a su amada, que, a su vez, mal aconsejada, se los reclama como prueba de su amor. Las familias se enteran ¡Ala, ya tenemos tragedia! Y los titeres como fondo escenográfico y el agua como suelo escénico. Estoy pensando que no está tan mal. Un saludo y gracias por pasar y comentar.