martes, 23 de febrero de 2010

Los títeres sobre el agua de Vietnam. 13º. Los origenes.

Último apunte sobre los títeres sobre agua de Vietnam, aquí podéis observar la enorme antigüedad de las representaciones y el enorme trabajo que costo fecharlas. Espero con estos apuntes haber despertado un poco la curiosidad de quien los lea.

  • "Ninguno podría pretender igualar la obra excelente donde Tô Sanh se esforzó por subir tan lejos como posible en la memoria de los que todavía guardan el secreto de los títeres (...).
  • El autor, citando un texto escribir por Nguyen Công Bât, y grabado en una estela de piedra erigida en el año Tân Suu, durante el 2o año de reinado( Thiên phù duê (1121) visto la dinastía de Ly, para glorificar al rey Ly Nhân Tông, habló de la creación de los "autómatas": una gran tortuga que se apoya tres peñascos en su espalda, nadar despacio a la superficie del río Lô, escupiendo agua, y otro autómata que representa a un pequeño bonzo que hace tocar la campana y sabe volverse al sonido de la flauta o saludar inclinando la cabeza a la aproximación del soberano.
  • Tô Sanh no se contentó con comprobar que, en los archivos de la biblioteca nacional de Vietnam, se señaló la existencia de este texto difícilmente descifrable. No se desanimó porque los arqueólogos de la Escuela francesa de Extremo Oriente, y hasta los arqueólogos japoneses renunciaron a estudiar el contenido del texto grabado en la piedra, y cuyos carácteres se volvieron casi ilegibles a causa de la erosión por el viento, la lluvia y el polvo. EI prefirió no rendirse al pueblo Doi, (...) Y subir en la cumbre de la montaña Doi para darse cuenta del estado de la estela. Los achaques de la vejez borraron en efecto en gran parte los carácteres grabados, así como otros, grabados. Pero Tô Sanh consiguió al bonzo superior del templo budista Sonido Largo la autorización para limpiar la estela de piedra que se encuentra delante del templo. Al ser apenas suficiente el agua de lluvia para las necesidades de los bonzos, Tô Sanh mismo debió transportar agua hasta la cumbre de la montaña, y limpiar pacientemente la piedra. Con un alfiler de seguridad, quitó el polvo que se había incrustado en los carácteres grabados desde hace siglos. ¡ Lo hizo carácter por carácter, y hay 4306! Delante de tanta paciencia, perseverancia y determinación, la piedra finalmente aceptó entregarle su secreto a Tô Sanh, así como a los letrados, invitados a descifrar este texto. Los fotógrafos pudieron fijar sobre el pellejo, y los arqueólogos sobre cartón piedra, estos 4306 carácteres.
  • Tô Sanh tendrá un día la ocasión de publicar íntegramente este texto escribir en carácteres chinos y traducir por varios letrados. Pero ya, historiadores depositaron en sus trabajos que esta estela Sùng thiên diên linh aportaba la prueba de la existencia de los títeres sobre agua, el rôi nuoc cuyo espectáculo alcanzó un grado de perfección tal, que fue considerado digno de ser presentado delante del Rey, y esto desde el 1121. (...)"
Si queréis ver el original podéis mirar aquí. Yo me monto en mi avión de papel y viajo a otros lugares, veremos donde me lleva el viento.

No hay comentarios: