jueves, 5 de julio de 2007

Wayang kulit 4

De qué medios se vale el Dalang:
"...para mover esta muchedumbre de figuras con solo dos manos, es donde radica su secreto. Además también dirige a los músicos, a quienes marca la entrada con un pequeño martillo de madera o cuerno. En caso de necesidad el dalng puede incluso acompañar acústicamente su relato mediante unos platillos de metal o de madera que previamente ha traído en los cestos de las figuras. Si tiene las manos totalmente ocupadas, golpeará los platillos con los pies.

Qué estructura tienen los espectáculos:
  • lakon: "especie de exposición a cuya base se encuentra un antiguo esquema tradicional de la división de la pieza." Tras esta una música introductoria y después el tradicional conjuro: "callad y desapareced, seres diabólicos".
  • Después viene una descripción de lugares y personajes;
  • de 9 a 12 se prepara a la historia;
  • desde las 12 hasta las 3 toma cuerpo la intriga;
  • desde las 3 hasta las 6 se cuenta el desenlace y con la salida de las primeras luces se acaba la obra.
De qué se habla en las representaciones del Wayang Kulit:

Esencialmente de una pequeña parte del conjunto de cuentos del "Mahâbhârata" y del "Râmayana". Cuando hay grandes celebraciones llegan a realizarse los ciclos enteros.

En qué lugar se hacen las representaciones:

  • En Java: en las elegantes mansiones señoriales javanesas. En un pasillo cubierto ("peringgitan", espacio de sombras) entre la baranda exterior y las habitaciones. Allí se coloca la pantalla de lienzo, ricamente adornada. Los hombres se sitúan en el lado "bueno" de la pantalla, detrás del dalang, de modo que ven los propios muñecos. El lado de las sombras, considerado de menor categoría, esta reservado a las mujeres.
  • En Bali: Se instala la pantalla al aire libre y los espectadores se sientan en la tierra. Sin embargo en Bali es donde se ha preservado con mayor rigor su idiosincrasia. En Bali la fe hinduista se mantuvo, a diferencia de Java que durante el siglo XV abrazó el Islam.
Todos estos datos vienen del maravilloso libro de M. Bertold, "Historia social del teatro"

No hay comentarios: